¿Has pensado alguna vez por qué tanto alborozo alrededor de Viñales? La respuesta es simple: porque es el paraíso. Tabaco, mogotes, cuevas, vegetación, animales exóticos… pareciese incluso un pedazo de Cuba detenido en el tiempo para tu sola apreciación.

Ahora bien, la belleza de estas tierras no descansa solamente en sus bellos paisajes, sino que guarda otros lugares igual de seductores, de aquellos parecidísimos a tus sueños de turismo rural que no has podido satisfacer (porque no has viajado a Cuba).

Aquí te van 10 poderosos consejos, para saciar tus ansias de turismo rural y paisajes sublimes, al visitar Viñales:

1Haz un recorrido a caballo por todo el Valle

Ir a este lugar de ensueño y no recorrerlo a caballo es como visitar Francia y no subir la Torre Eiffel. ¡Inimaginable!


Esta opción la puedes reservar en el buró de turismo del hotel donde te hospedes e incluso elegir el tiempo del recorrido. Si no eres fan de estos animales, igual puedes hacer el tour a pie. Lo importante es disfrutar de sus sistemas cavernarios (entre los más grandes y hermosos de Latinoamérica), de su flora y fauna auténticas, de la brisa refrescante de la sierra y la quietud inmensa de sus extensiones. ¡No te lo puedes perder!

2Hospédate en una casa particular en Viñales

Seamos sinceros: las mejores vistas se obtienen en el Hotel Los Jazmines y el Motel La Ermita. Pero desde el 1997, año en el que el gobierno permitió a los cubanos obtener licencias para alquilar sus habitaciones, alrededor del 80% de las casas de Viñales ofrecen un cómodo alojamiento y son mucho más económicas, amén de placenteras.

El secreto de esta opción es que, de esa manera, convives directamente con los cubanos habitantes del lugar, quienes te orientan de las mejores decisiones para aprovechar el tiempo. Además, cocinan especialmente para ti, por lo cual puedes liberar tus preferencias culinarias y degustar los deliciosos platos cubanos.

Súper recomendada la comida del Hostal Juana, obra de la dueña de la casa particular del mismo nombre. Son especialistas en el buen trato y hacen sentir al visitante parte de la familia.

3Percibe el aroma de las orquídeas

El Jardín Botánico garantiza tranquilidad con su gran Orquideario, sin duda una de las mejores atracciones aunque no la única, pues alberga gran variedad de vegetación.

La quietud del lugar es afrodisíaca para quienes gustan del silencioso vaivén de las plantas y flores, lo cual lo convierte en espacio ideal para meditar y sentirse en contacto directo con la naturaleza.

Si desde ya quieres tener una idea de la belleza que te espera en el Orquideario haz click en el siguiente video:

4Desafía los laberintos cavernarios

¿Te consideras una persona aventurera? Pues entonces las Cuevas de Santo Tomás están definitivamente hechas para ti. Son un maravilloso espectáculo, en especial las estalactitas y estalagmitas que parecen fundirse a medio camino.

 

Une publication partagée par @caramelmacchiato.mk le

Las explicaciones del guía son interesantísimas, pero aprovecha para desviarte un poco ¡solo un poco! del recorrido y apreciar por ti mismo la magnificencia  de estas formaciones. Todo está muy iluminado, no corres riesgo de perderte y algunos tramos son navegables. ¡No te pierdas el recorrido en bote!

“Cuevas provistas de una belleza exuberante, impresionantes estalagmitas y estalagtitas parecen fundirse en una sola, Ver para creer.” –Jorge Alberto G-Belo Horizonte en Tripadvisor

5Descubre los famosos Habanos

Pinar del Río es, por excelencia, la tierra donde se cultiva el mejor tabaco del mundo, por lo cual no podemos dejar de recomendarte visitar las plantaciones en Viñales.

Conoce la historia de la marca y la planta, los detalles de la industria en la isla caribeña, el proceso de manufactura, los torcedores… e incluso, si eres fumador, incluye probar uno de estos en tu Lista de cosas imprescindibles que hacer antes de morir (si no tienes una, ¡hazla!). No te arrepentirás.

6Viaja en el tiempo hasta El Palenque de los Cimarrones

 

Une publication partagée par Christine (@kirihito23) le

El lugar es pura historia, no hay mejor frase para definirlo. En poco tiempo te pones al corriente de la vida y religión de los esclavos fugitivos de antaño y, al salir de la cueva, te sorprende una hermosa  vista del Valle.

7Visita la Cueva del Indio

Es una opción para toda la familia (menos riesgosa que la de Santo Tomás). Los niños adoran esta excursión, la cual culmina con un paseo en bote por las aguas subterráneas.

Pero sin dudas lo más valioso son las pinturas rupestres y los restos de utensilios encontrados de las culturas precolombinas.  De solo imaginarse el poder estar en el mismo sitio que los antiquísimos habitantes y ser testigos de sus vestigios… se eriza la piel.

8Baila hasta el cansancio en la Plaza Polo Montañez

No importa si eres buen bailador o no, todos tienen su espacio para divertirse en esta plaza: música en vivo, espectáculos, comida y coctelería bien cubanas… Además, los lugareños son muy amables y pueden enseñarte algunos pasitos.

9Sorpréndete con el Parque de la Prehistoria

 

Une publication partagée par @lid_cruz03 le

El Parque de la Prehistoria es un pequeño museo al aire libre que exhibe rocas, conchas y fósiles de todo el mundo, además de esculturas de dinosaurios de cemento y piezas demostrativas del desarrollo del hombre antiguo. No confundir este lugar con el Mural de la Prehistoria, pintura hecha en la montaña que es mejor ver desde lejos, para apreciarla en todo su esplendor.

10Fotos, fotos y más fotos de Viñales

Cáptalo todo con tu lente, es sin dudas una experiencia que vale la pena revivir a través de los recuerdos. Te recomendamos especialmente los atardeces, pero viste de pantalón y mangas largas para vencer a los mosquitos.

Esperamos que estos consejos te sean útiles y después nos cuentes tus vivencias. Si ya has visitado Viñales, ¿qué te pareció? ¿Tienes otros tips para otros viajeros? ¡Compártelos!

 


SUPER OFERTA : Encuentra las mejores casas particulares y hoteles desde 50€ / noche para descubrir Viñales haciendo click aquí.


 

 

Comentarios de viajeros