PUBLICIDAD 728x90_Combinados_Cuba: Habana y Varadero

 

Cuando muchos piensan en Cuba como destino para sus vacaciones, suelen soñar con cosas que pueden hacer en La Habana o con las hermosas playas de Varadero y los cayos del norte de Cuba.

Sin embargo, existen otros sitios paradisíacos en la isla que, sin ser tan conocidos, resultan un verdadero encanto.

Esta vez quiero presentarte a Maguana, la playa más pequeña de la isla y que esconde sus encantos en el este del país.

Si te desplazas unos 20 kilómetros al norte de la ciudad de Baracoa, en la provincia más al este de Cuba, Guantánamo, podrás toparte con esta playa rodeada de un hermoso paisaje en el que apreciarás distintas tonalidades de azul al juntarse el mar con el cielo.

Este panorama esta  matizado por la verde vegetación que la circunda, compuesta por exuberantes palmeras en las que puedes aprovechar para tomarte una foto y así tener una hermosa carta postal como recuerdo de tu viaje a Cuba.

El camino es relativamente fácil: tomas la carretera al norte de Baracoa hacia Moa. He de advertirte que esta no se encuentra en muy buenas condiciones, por lo que el trayecto debe hacerse con cuidado y puede que tarde más de lo esperado.

Para llegar hasta Maguana puedes contratar un taxi que debería cobrarte unos 20 CUC ida y vuelta, o tomar un autobús turístico hacia la zona que sale del Parque Central y cuesta 4 CUC por persona.  

También es posible hacer el trayecto en bicicleta. Aunque sería un viaje bien agotador (20 km ida, 20 km vuelta) te daría la posibilidad de disfrutar mejor del colorido paisaje, pues lo harías a tu propio ritmo.

¿Por qué esta es una buena opción? Pues porque no solo el destino es lugar de ensueño, el camino hacia él también está lleno de sorpresas. Te toparás con el delta del río Toa, lleno de bellas aves y otras especies de animales igual de interesantes.

Un poco más adelante, tienes el Parque Nacional de Humboldt (leer comentarios en TripAdvisor), Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y una de las mayores reservas ecológicas de Cuba con infinidad de especies endémicas del país.

Luego de este periplo llegamos (¡al fin!) a playa Maguana. Colindante con ella, encontrarás una villa con el mismo nombre, un pequeño pero encantador recinto hotelero donde, si deseas, puedes reservar para pasar un tiempo.

Y ahora sí, playa Maguana, un verdadero paraíso natural de arenas blancas y cocoteros, una playa tropical de ensueño. Todos aquellos amantes del mar y de la vida marina encontrarán aquí el lugar indicado.

Un sitio en extremo tranquilo, donde la superficie del agua se mantiene prácticamente imperturbable aún cuando siempre sentirás una brisa refrescante y suave. Sus aguas color turquesa te invitan a perderte en ella, ya sea solo para nadar o para bucear un rato. Los que prueben esta última actividad, podrán explorar la barrera coralina que esconde playa Maguana a solo unos 200 metros de la orilla. ¡Una auténtica maravilla!

Así que ya sabes, si te llegas a Cuba y quieres simplemente pasarla bien y despejar la mente, date un salto por Maguana. La playa más pequeña de Cuba es un verdadero retiro espiritual, además del lugar indicado para unas tranquilas y bonitas vacaciones.

Comentarios de viajeros