PUBLICIDAD 728x90_Combinados_Cuba: Habana y Varadero

 

Junto al famoso ron Havana Club y los conocidos habanos, el café cubano goza de la preferencia de los viajeros que visitan Cuba.

Esta merecida fama tiene su explicación: junto al colombiano, el nicaragüense y el guatemalteco, el café de origen cubano es reconocido mundialmente por la calidad de su grano. Incluso prestigiosas y exclusivas marcas como Nespresso, Illy, Lavazza y Malongo incluyen referencias cubanas en sus más recientes catálogos.

La especie coffea arábica, más dulce y suave que el robusta, es la que se produce en Cuba y sus variantes más conocidas son la Typica, la Borbón y la Villalobos. Los connaisseurs en café encuentran en su sabor notas de cereales, de caoba, de cedro, de majuana o de piñón florido, todas muy agradables, intensas, frescas y tostadas.

El café cubano, utilizado por marcas nacionales como Cubita y Serrano, es reconocido por su excelente fragancia, su aroma muy fino y delicado, por su cuerpo balanceado, su buena acidez donde sobresalen notas de cítricos y coco, y además, por su sabor delicado, suave y dulce.

Contrariamente a lo que se usa en los Estados Unidos y Europa, los cubanos tomamos varias pequeñas tazas de café bien fuerte durante todo el día e incluso después de la cena, en lugar de esas grandes tazas del llamado café americano que es menos concentrado en cafeína.

Basta caminar por las ruidosas calles de La Habana para sentir ese inconfundible aroma a grano tostado que te tirará de la nariz hasta ponerte frente a una taza recién servida.
Algunos bares de La Habana se han vuelto famosos por la calidad de su café. Entre ellos, los más populares son el Café El Escorial y el Café Arcángel. Los dos están considerados como lo máximo en cuanto a café tradicional cubano se refiere.

 

Café El Escorial, ideal para amantes del buen café

Situado justo en frente de la Plaza Vieja, una de las más conocidas del barrio turístico por excelencia de la ciudad, El Escorial conserva el ambiente bohemio de los años de sa construcción. Hoy en día su clientela está compuesta de incondicionales habaneros amantes del buen café y también de turistas y curiosos atraídos por el renombre del lugar.

Es verdad que solo basta con seguir el aroma que producen sus maquinas tostadoras para despertar el olfato del más reacio bebedor de café.

 

“Parada obligatoria a cualquier hora, olores y sabores del auténtico café en grano , tostado frente al cliente y por qué no llevar un recuerdo en sus varias posibilidades grano o molido. Amabilidad y simpatía por parte de los empleados. Me encanta el sabor de un buen café , lo disfruto . Después de andar por Havana y probar varios sitios y entre ellos los cafés de los Hoteles . Me aconsejaron este sitio y me encantó. Por su localización y otras características ya mencionadas anteriormente hacen un lugar para hacer una paradita. Sin duda recomiendo.”Penélope C.

 

Sus granos son especialmente cultivados a mano en cafetales Arábica 100% biológicos de la Sierra del Escambray, en el centro de Cuba. Una vez tostado y molido, el café del Escorial posee el aroma de la tierra y un ligero dejo ahumado que le confieren su sabor característico.

El Café Escorial disfruta además de una esplendida terraza con vista sobre la Plaza Vieja donde podrás disfrutar de su ya mundialmente conocido café mientras admiras el va y viene de músicos, artistas callejeros y otros tantos cubanos que por aquí circulan.

Café El Escorial
Mercaderes No 317 y Muralla
Plaza Vieja
Habana Vieja
10100 La Habana
Tél.: +53 8 68 3545

 

El Café Arcángel, un lugar donde siempre es bueno regresar

Y no te puedes perder el Café Arcángel que está situado en calle Concordia n° 57, entre Galiano y Águila en el conocido barrio de Centro Habana, no muy lejos del Capitolio Nacional. El Arcángel, pese a su ambiente característico habanero, podría estar situado en algún barrio neoyorkino y es considerado por muchos como la Meca del café cubano.

Como verás, su ecléctica decoración combina estilos venidos de Madrid, Barcelona, Paris, Nueva York e incluso la Nueva Orleans. Al interior encontrarás mesas decoradas con mosaicos y hierro forjado, paredes llenas de fotografías antiguas de la ciudad y cuadros de artistas cubanos e internacionales que brillaron en los años 50 y 60.

En su nutrida carta, imaginada por el siempre sonriente Miguel, podrás encontrar una gran variedad de estilos que van desde típico Café con leche pasando por el Café con crema, el Café Bombón, el Mocka y otros como el Carajillo, el Rocío de Gallo, el Mama Inés o el Bembita Bombón. Todos son confeccionados a base de café molido en el Arcángel.

 

Siempre es bueno regresar al Cafe Arcángel, por su buen servicio y la amabilidad de su equipo (en especial de Joao.) Con una decoración sencilla que te transporta en el tiempo y un Menu que te hace renunciar a cualquier dieta, realmente no recuerdo un lugar en la ciudad donde me apetezca mas ir por un desayuno o un sano. Felicidades muchachos! Sigan así. Prometo regresar y pronto!Mariannik G.

 

Sin dudas, este conocido café es también propicio para desayunar, comer o cenar.
Si te apetece un bocadillo después de un largo y agotador recorrido por las calles habaneras, aquí puedes degustar platos típicos como Tortilla de vegetales con tostadas, mantequilla y jalea real; Emparedados de queso, jamón, atún y vegetales mixtos y muchos otros. Últimamente también han añadido platos con pastas a la ya codiciada carta. Todo a precios que harían reír al más tacaño de los neoyorkinos.

Y si lo que buscas es un hotel urbano y céntrico, con ambiente típico cubano, en el Arcángel también encontrarás habitaciones con las comodidades básicas, disponibles para viajeros bohemios como tú.

Café Arcángel
Concordia 57 e/ Galiano y Aguila
Habana Vieja
10100 La Habana
Tel.: +53 5 2685451
www.cafearcangel.com

Para muchos habaneros, no importa dónde te encuentres en La Habana si tienes una buena taza de café para compartir una animada conversación sobre el tema que más nos gusta a los cubanos: ¡el béisbol! Y no hay visita a una casa cubana que no comience por un buchito de café casero, ¡acabadito de colar!

No hay un día en Cuba que no comience con una humeante taza de café. En la mañana cubana, el aroma del café flota en el aire y los labios adestrados saborean el singular “buchito” de café. Es la señal de que el cubano está listo para enfrentar otro día de innumerables retos. Y ahora, tú también sabes donde saborear el mejor café tradicional de La Habana.

Comentarios de viajeros